Viví un acontecimiento traumático ¿Lo podré superar?

“El hombre se descubre cuando se mide contra un obstáculo”

Antoine de Saint-Exupery

“Una crisis es un suceso inesperado e infrecuente, impactante y/o destructivo que provoca la pérdida de vidas humanas, de la propiedad, de objetos personales o que, sin producir este tipo de daño, genera un empeoramiento destacable de la calidad de vida de las personas afectadas.”

Todo ser humano experimenta crisis a lo largo de su vida, estos sucesos impactan y moldean actitudes, creencias y reacciones ante eventos posteriores. Éstas se clasifican en crisis cotidianas y crisis masivas; las primeras afectan a un reducido número de personas, ej. una familia, y no ponen en riesgo los recursos de la comunidad, como sufrir un accidente automovilístico o la muerte de un ser querido; por otro lado, las crisis masivas afectan a una o varias comunidades enteras y comprometen sus recursos, ejemplos de éstas son desastres naturales o atentados terroristas.

Paralelo al evento traumático, cuando se experimenta una pérdida se inicia un proceso de duelo, sobre el cual puedes aprender un poco aquí. Posterior a todo suceso traumático, se distinguen cuatro etapas:

Dependiendo de la naturaleza del acontecimiento y de la persona será la reacción que se tenga. Algunos de los principales síntomas que se pueden tener son irritabilidad, reexperimentación del evento por medio de sueños, pensamientos o imágenes recurrentes, aislamiento, apatía, falta o incremento de apetito/sueño, disminución en la concentración y/o memoria, cansancio, entre otros. Todos estos síntomas son completamente normales, pues forman parte de la respuesta adaptativa al estrés agudo y ansiedad, además su intensidad disminuirá conforme pasa el tiempo. Todo esto depende de la gestión que el individuo haga de sí mismo posterior al evento traumático. Si estos síntomas persisten después de un mes se recomienda asistir al médico, puesto que pueden desarrollar un  carácter más crónico, lo cual  se conoce como trastorno de estrés post traumático.

Hay pautas de autocuidado sencillas que el individuo puede llevar a cabo fácilmente y le ayudarán a gestionar de mejor manera su evolución posterior al suceso, es importante intentarlas en la medida de lo posible, sin forzar situaciones.

  • El contacto con los familiares y seres queridos proporciona un apoyo invaluable, pues reconforta y brinda seguridad a la persona, además de un espacio donde pueda conversar sobre lo que le sucede.
  • Retornar poco a poco a la rutina diaria puede ser difícil, pero ayuda a la persona a centrarse en el presente y tener en cuenta que pese a todo la vida sigue y tiene un futuro por delante.
  • Intentar comer y dormir adecuadamente es un punto importante porque nuestro cuerpo se encuentra en esos momentos bajo considerable estrés y es necesario reponer energía, para lo cual también ayuda tomar reposo.
  • Asimismo, mantener una higiene adecuada garantiza mantener un autoconcepto positivo y recuerda a la persona que es capaz de seguir en pie.
  • La actividad física y el contacto con la naturaleza se pueden conjugar para despejar al individuo del estrés en un espacio relajado.

Recuerda que toda crisis pone en acción nuestros recursos personales, estrategias de afrontamiento y redes de apoyo social, por lo que, si se afrontan de manera adecuada, también representan una oportunidad de crecimiento personal.

Referencias

Álvarez, A. (2015). Trastorno por Estrés Agudo (TEA) y Trastorno por Estrés Post-Traumático (TEPT) [presentación PowerPoint].

Álvarez, A. (2015). Patrones básicos de reacción en adultos tras los incidentes críticos [presentación PowerPoint].

Espero que el post te sea útil y haya sido de tu agrado. Te recuerdo que cada semana contribuyo con artículos sobre ansiedad. Si deseas contactarme mi dirección de correo electrónico es: rdgmurguia@gmail.com

Psic. Rodrigo Murguía

Anuncios

Acerca de Psic. Rodrigo Murguía

Curioso e introspectivo. Cinéfilo y tecnófilo. Siempre estoy ávido de indagar en los fenómenos psicológicos y el potencial creador que tienen, con el fin de construir narrativas más sanas para sus dueños. El león no es como lo pintan, es como lo pintes tú.
Esta entrada fue publicada en Ansiedad, Psicoprofilaxis, TODOS. Guarda el enlace permanente.

Comenta y exprésate, tu opinión es importante:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s