Eso que llamas amor….

Este artículo está dirigido para ti que te das la oportunidad de por este medio estar un poco más cerca de mis palabras. Hoy me gustaría preguntarte algo que quizá alguna vez ya paso por tu mente, sin embargo, hoy te invito a que reflexiones si la respuesta que te has dado todo este tiempo, sigue siendo válida y aplicable a tu situación actual.

Pregúntate sobre la definición que tienes del amor y los elementos que piensas que lo componen, sé que es un poco complejo ya que tiene muchos elementos, pero te propongo que los revises conforme avanzamos en estas líneas.

Hoy te planteo un desafío y te invito a que te preguntes, ¿qué sucede cuando las expectativas o definiciones que tienes no corresponden a las de la persona con la que compartes el sentimiento de “amor”?, ¿qué pasa cuando te das cuenta de que las cosas no son lo que parecen?.

Me parece pertinente comenzar con algo que incluye a ambos lados de la historia ya que se vierte una parte de la integridad física y psicológica en aquello llamado relación amorosa; esta relación está conformada por un “sentimiento amoroso” que representa la entrega del propio ser y la apetencia del amado, sin embargo es importante reconocer que dentro de esto se juega una fusión de dadiva y exigencia; los dos seres se entregan esperando una recompensa afectiva que se equilibre con un deseo sexual.

Ahora bien, como ya conocemos, existen diferentes etapas en las que puedes identificar que te encuentras y muchas ocasiones en base a ello experimentas una multiplicidad de emociones. En este artículo expondré principalmente dos etapas.

Hablemos de la primera y para muchos la más feliz e importante.

                1.- La fase del flechazo o la luna de miel: en esta etapa existe el tan sonado enamoramiento, se tiende a idealizar a la pareja, se hace una separación con todo lo que ahora rodea la relación y al ser amado se le vive como bondadoso y merecedor de todo nuestro cariño y atención. Pero recordaras que llega un momento en el que las cosas se van moviendo y esta etapa disminuye, esto es lo que nos supone un verdadero reto.

                2.- La fase de la realidad: hablamos de una desidealización de la persona con la que estamos compartiendo gran parte de nuestra intimidad, aquí son más “visibles las fallas del otro”, deja de ser totalmente bueno y viene una desilusión. Lo que me parece sumamente importante y quizá te puedes preguntar es ¿la persona con quien comparto esta relación cambio o cambio el concepto que tenía de ella?.

Sucede que en muchas ocasiones tendemos a mencionarle a la otra persona que ahora es diferente, que al principio se comportaba de tal o cual forma, lo que incluso lleva a tener algunas discusiones sobre el tema. Sin embargo es fundamental entender que lo que sucede es un cambio a nivel personal, es decir, lo que cambia es la forma de mirar a la pareja ya que ahora que se conoce la realidad y muchas veces esta no cubre la expectativa que se tenía,  a su vez la mayoría de las ocasiones esto provoca un desengaño intenso que es complicado de integrar a nuestra vida, por ello hay diferentes formas de percibirlo y manejarlo. Hay personas que en muchas ocasiones huyen de la realidad negando la situación conflictiva o recurren a dividir al objeto amado (bueno – malo), también está la búsqueda de otro objeto de amor que permita conservar la idealización del primero (infidelidad o cambio de pareja) y en el mejor de los casos, la integración de los elementos reales presentes con la relación amorosa sostenida.

¿Tú donde te encuentras?

Recuerda que estas etapas suceden tanto de un lado como de otro, por ello la importancia de que puedas identificar la etapa en la que te encuentras y en la que está tu pareja. No siempre hay sincronía en los tiempos y no todos tienen la apertura a la reflexión.

Te invito a que sigas conmigo una serie de temas relacionados que publicare cada semana, espero tus comentarios o sugerencias.

 amor

 

Anuncios

Acerca de Psic. Liliana Jiménez

Psicóloga dedicada al análisis del funcionamiento de la mente, la conducta, las emociones y el medio que tiene relación con la estructura de personalidad que compone a una persona. Busco explicaciones que completen las diferentes perspectivas psicológicas.
Esta entrada fue publicada en Psicología de Pareja, TODOS. Guarda el enlace permanente.

Comenta y exprésate, tu opinión es importante:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s